Periodismo ciudadano y medicina

Encuentro en el blog de Antonio Lite, diseñador web, periodista y profesor universitario, un post titulado “Periodismo y medicina”. En él hace referencia a un mensaje que deja en Twitter el también profesor de periodismo y especialista en nuevas tecnologías José Luis Orihuela, que dice así:

Tan sabrosa y no exenta de polémica afirmación no podía pasar desapercibida, así que Lite la recoge y la interpreta de dos maneras: “Una es que la información, por diferentes motivos, la puede atender un “periodista ciudadano” inicialmente, pero luego viene un verdadero profesional —el periodista— y se hace cargo de todo (que para eso se supone que tiene formación y en ocasiones hasta dispone de mejores medios). La segunda es que nadie que practique unos primeros auxilios se convierte en médico, ni nadie que practique “periodismo ciudadano” (sea lo que sea, y teniendo en cuenta que también se podría denominar “periodismo participativo” o “participación ciudadana”) se convierte en periodista.”

Esta última perspectiva es, según Lite, bastante desafortunada y comparable a aquella anécdota de Bill Gates y General Motors. En cierta ocasión, Bill Gates asistió a un congreso y, queriendo impresionar a todos los asistentes, pronunció una torpe comparación entre los logros de Microsoft y los de la industria del automóvil:  “Si la General Motors se hubiera desarrollado tecnológicamente como la industria de la informática en los últimos años, ahora deberíamos poder conducir automóviles que correrían a una velocidad máxima de 160.000 Km/h, pesarían menos de 14 kilogramos y podrían recorrer una distancia de 1000 kilómetros con un solo litro de gasolina. Además, su precio sería de unos 25 dólares”.

Dejando a un lado las fantasías que despierta en mi imaginación un automóvil de similares características, lo interesante de la afirmación de Orihuela es que parece haberse convertido en un cliché, una idea que debe de haber calado hondo entre otros miembros de la profesión y va camino de convertirse en un mensaje manido.

Sin ir más lejos, el jueves pasado asistí a una jornada en la Universidad Carlos III sobre Periodismo y Derechos Humanos en la que participaba, junto a otros invitados (Rafael Maturana de Reporteros sin Fronteras, Mayte Carrasco – reportera freelance, y Aurelio Martín de FAPE), la tan querida y admirada Rosa María Calaf. A la hora de acercarse al periodismo ciudadano, la famosa corresponsal de TVE a través de cuyos ojos muchos hemos visto el mundo, afirma, tal como ya hiciera el tuit de Orihuela: “Igual que un ciudadano no puede operar a un paciente, otro ciudadano tampoco puede ejercer de periodista”.

¿Es pura coincidencia? ¿Se ha inspirado Calaf en Orihuela o viceversa? ¿Era una metáfora previa que ambos han tomado para sí? Sea como fuere, la realidad es que el paralelismo establecido entre periodismo y medicina está resultando muy fructífero. No son los únicos que recogen esta idea de (y aquí permítanme la licencia literaria) que la escritura ciudadana es al periodismo como la navaja del barbero a la cirujía, lo cual me hace pensar: si el paralelismo funcionase, significaría que la sociedad es al periodismo como el enfermo es al médico, ¿no es cierto? En ese caso, el periodista sería el curandero de los males sociales, afirmación que, creo todos convendrán, es bastante exagerada.

Es lógico que en un momento de crisis en que domina el pesimismo, y en especial de cambios acelerados como el que está viviendo la comunicación debido a la revolución digital, surjan este tipo de actitudes que yo llamaría de autodefensa. Sin embargo, visto desde una perspectiva más optimista, por ejemplo, desde la que se posicionó Dan Gillmor en el 2003 cuando redactó la introducción a “We Media” (Traducido: Nosotros, el medio), este es un momento de cambios pero también de oportunidades.

Pensémoslo así: nunca antes los ciudadanos habían tenido tan fácil acceso a la cultura y a la educación, tampoco habían contado con la inmediatez y la accesibilidad a la información de que disponemos hoy en día. El primer paso para ejercer el periodismo ciudadano es la existencia de una gran cantidad de lectores. Lectores que, además, no son tan sólo consumidores de medios, sino que intercambian, comentan, hiperenlazan noticias, cuando no contribuyen a su creación, desarrollo y verificación. El periodismo ciudadano cumple una función de intermediador entre los medios de comunicación y otros ciudadanos al acercarles la información, con lo que despiertan el interés por consumir noticias. Mientras, las noticias se siguen facturando, en gran medida, por los mismos medios.

En una entrevista a ABC, Nicolás Negroponte señala que gracias al periodismo ciudadano “el periodista se fortalecerá y tendrá un papel mayor, que será el de clasificar y canalizar todos los contenidos que los usuarios vierten en Internet”. Viene a decir algo similar a esa idea de los “primeros auxilios” de Orihuela, pero desprovista de la metáfora médica, con lo que se le extirpa la connotación de que el periodismo ciudadano es rudimentario. Y es que lo último que debe hacer el periodista es minusvalorar al periodista ciudadano,  ese que, ante todo, es lector del periodismo tradicional. Quién sabe, después de todo, qué profesional se esconde detrás de un blog o un foro web.  En este sentido, Gillmor afirmaba que el ciudadano no es una amenaza para el periodismo sino un colaborador y, de nuevo, encontramos en sus palabras el símil de la medicina, aunque esta vez algo más acertada: el periodismo ciudadano es, dice Gillmor, “una tendencia saludable”.

Podríamos también partir a la inversa, después de todo ¿no es el periodista ante todo un ciudadano? Quizás la clave no radica en que el ciudadano sea una amenaza para el periodismo, sino en que el periodista es una amenaza para el periodismo si se olvida de su condición de ciudadano.

Enlaces relacionados en otros blogs:

Reporteros y periodistas en un mundo mercantilista

Comments
4 Responses to “Periodismo ciudadano y medicina”
  1. Paco dice:

    Hola Beatriz,
    Pienso que lo primero sería definir qué es un periodista. Porque si periodista es aquel que ha estudiado para ello y que trabaja como tal, periodista puede ser cualquiera. Tan sólo hay que escuchar la radio, leer algunos artículos en prensa, ver la televisión… para darse cuenta de la poca preparación que tienen y la cantidad de veces que meten la pata. Eso si, siguendo con el símil médico, suelen ser igual de necios a la hora de reconocer sus errores.
    Cada vez son más las personas que sin tener el periodismo como profesión son contratados por medios de comunicación gracias a que han demostrado sus dotes como comunicadores en blogs o páginas personales.
    Como siempre, los que protestan son los que se ven amenazados.
    La frase “el ciudadano da la noticia y el periodista la expresa de manera profesional…” es la que suelen usar los periodistas que toman su información y opinión de blogs particulares.
    Las nuevas tecnologías, y en concreto Internet, han cambiado por completo todo el sistema informativo. Es cuestión de tiempo que los medios tradicionales, aunque no desaparezcan, sí cambien su modo de tratar la información. Ya no hay programa de radio o televisión que no cree su grupo en Facebook. ¿Por qué no dejan las redes sociales a la sociedad y se limitan a informar en sus periódicos, radios y televisiones?
    Lo bueno de informarse en Internete es que no te limitas a la opinión que hasta hace poco estaba impuesta por los medios de comunicación, lees a quien quieres. Así que todo lo que les queda a los mediocres (que no son todos los periodistas) es criticar lo que no controlan, aunque después ellos mismos utilicen lo que critican como fuente de inspiración e información.

    Un saludo

    • Hola Paco,
      Gracias por tu larga reflexión y tu comentario. En el periodismo, como en toda profesión, hay mucha mediocridad, pero estoy contigo en que no todos lo son. Hay grandes periodistas, los cuales, por cierto, no llegan a serlo solo por estudiar una carrera, sino porque además suelen ser grandes lectores. Eso hace que su escritura sea acertada y su trabajo esté bien documentado. A otros quizás les toque copiar y pegar la nota de prensa que les llega hecha y otros quizás se limiten a copiar lo que leen de uno y otro blog sin buscar información original y sin citar fuentes, como tú dices (lo que probablemente sucede más a menudo de lo que debiera). Lo mismo sucede entre los bloggers: los hay con más o menos carisma, con mejor o peor estilo, más o menos documentados, etc.
      En cualquier caso, habría que preguntarse dónde está el origen de este problema, si radica en sí en los individuos o más bien en cómo funcionan hoy en día los medios. No me cabe duda de que la precariedad laboral a la que estamos asistiendo tiene mucho que ver con esto. El asunto tiene mucha miga y yo, aunque tenga mi opinión clara, estoy lejos de tener una respuesta definitiva. El debate podría ser largo…
      Un fuerte abrazo y de nuevo gracias!
      Beatriz

  2. Antonio Lite dice:

    Muchas gracias por la referencia a mi blog (aunque siempre que lo retomo termino por abandonarlo).

    Si no es molestia, ¿puedes corregir mi apellido? Es Lite, sin O. Tranquila, que no es la primera vez ni la última😉

    Enhorabuena por tu blog, realmente interesante.

    • Claro, Antonio, ningún problema. Vaya despiste. Jamás había visto el apellido Lite y esa unión de sílabas es peligrosa. Es una pena que lo dejes porque leí algunas cosas muy interesantes. Espero que sigas activo y te pases por aquí de vez en cuando a decirme: “mira, que he colgado esto, léelo a ver si te gusta”.
      Un abrazo y gracias a ti!
      Beatriz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Este blog está registrado por Beatriz Calvo bajo licencia Creative Commons
A %d blogueros les gusta esto: