Literatura en redes sociales: El proyecto Hermeneia

Acudo el fin de semana pasado al Festival Eñe que se celebra en el Círculo Bellas Artes de Madrid y me encuentro entre las ponencias una mesa redonda bajo el curioso título de “Enredados en Facebook: Ficción en red”. Los participantes son tres profesores (Laura Borràs, Eugenio Tisselli y Domingo Sánchez-Mesa) que forman parte del grupo de investigación Hermeneia, de la Universidad de Barcelona.

Todos sabemos que Internet ha venido a llenar necesidades antes impensables y que las redes sociales han terminado por adaptarse a infinitos usos que ni sus propios creadores habrían imaginado. Seguramente que nadie se paró a pensar en ese momento de creación inicial que una red social para hacer amistades -Facebook – y otra (que ahora resulta que no podemos llamar social: “Twitter is for news, Twitter is for content, Twitter is for information“, dice Kevin Thau), cuyo objetivo es el de intercambiar noticias, terminarían por convertirse en útiles herramientas similares a la pluma del narrador, la musa del poeta o la búsqueda desesperada de autor de los personajes dramáticos.Si bien no existe un consenso en lo que es “literatura” seguramente podemos convenir que bajo literatura solemos enmarcar esa incansable búsqueda humana de la verdad, la belleza o el saber a través de la palabra. Sin embargo, como dice Laura Borràs, “no es lo mismo la literatura digitalizada que la literatura digital”. La literatura en red no deja de ser literatura, pero así como no solo la semilla determina el fruto, pues la tierra, el clima y los cuidados del agricultor contribuyen a su formación, del mismo modo la palabra crece, echa ramas y adopta un aspecto distinto en la red que en el papel.

Así, pues, el grupo de estudio Hermeneia nos viene a hablar de este nuevo fenómeno al que Sánchez-Mesa se refiere como “literatura aumentada”. Para ello, Borràs propone un recorrido que nos lleva desde algunas de las obras literarias más cortas (Serial Chicken de Jordi Cervera), cuyos capítulos tienen los únicos 140 caracteres que Twitter permite, pasando por el libro postdigital Ubitour La vuelta al mundo en 80 días (que desde una aplicación para el móvil permite visitar los lugares de la novela a través de información audiovisual) hasta la exploración de las posibilidades creativas que ofrece Google (Jorge Carrión y su “Crónica de viaje”).

Foto: Beatriz Calvo

Recoge el testigo Tisselli, quien recoge toda una serie de autores de identidad indefinida o confusa que se han paseado por la red: Desde la creación de una novela por @JCohen77 a través del hashtag #elespejo, al fenómeno en Italia del LBP – Luther Blisset Project – seudónimo de un autor múltiple ¿o debería decir de varios autores único? imposible de identificar entre sus amigos de Facebook, o al “fake” creado por sí mismo en Twitter @anirani23 como un experimento para transmitir información sin sentido acerca de la situación en Irán.

Tisselli concluye como comienza, lanzando una pregunta retórica que aún planea como cuervo en mi psique:  “¿Qué no es ficción en un entorno de redes sociales?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Este blog está registrado por Beatriz Calvo bajo licencia Creative Commons
A %d blogueros les gusta esto: